Blue Flower


 


 
 
Jean Jaures
Raymond Aron
 
 


Click para ampliar







 

NOTAS POLITICAS FEBRERO-MARZO 2007

Los machos

La retórica incendiaria no es revolucionaria. Es una de las más clásicas actitudes burguesas. Deriva de la desesperación del asceta puritano que odia el mundo tal cual es. Cuando esta actitud es auténtica, se expresa de varios modos. Uno es el anacoretismo, a la manera de San Antonio, que esperó veinticinco años las lluvias de fuego en las cuevas de los desiertos de Anatolia. La otra es la de los anarco-terroristas cuya ideología es retratada con el talento literario de Dostoievski en Los poseídos. 

Las más de las veces es acomodaticia y es frecuente en lo que se suele llamarse la crisis de los cuarenta. 

Pensaba en Arturo Illia. Lo destituyeron en 1966 por flojo. No era la proscripción política el problema que agrupó a los sectores golpistas, ni siquiera la amenaza del sindicalismo peronista, no era sólo el miedo al "Tirano Prófugo" lo que congregó a esas voluntades, sino la idea de una Argentina mejor. Pujante, moderna, desarrollada, viril. Se llamó La Revolución Argentina, y su jefe tenía bigotes, la morsa Onganía, como la describió el genial Landrú y le valió el cierre de su revista. 

Illia era un blando. Un médico de provincia, igual que Binner, que salía caminando de la casa Rosada y saludaba a los chicos en la plaza. Daba risa. Por algún extraño motivo ha sido reinvidicado en el presente y se lo homenajeó en el congreso. Puro protocolo se dirá, los muertos no hablan, es cierto, ni agradecen. 

Parece indudable que en nuestro país lo que mejor funciona es la figura del caudillo. Sin embargo, no es invencible. Puede dejar recuerdos sombríos. Como vastos sectores de la sociedad letrada viven de la cultura del arrepentimiento inconfeso y sublimado - expresado en el síndrome de la víctima - olvidan sus antiguas calenturas. La de Massera, Firmenich, Galtieri, Menem, todos machos, al que agregamos la voz patria y marcial de la declamación alfonsinista. A todos ellos les iba bien en las encuestas. 

El intendente de Morón Sabatella (parece que la B es larga), del que se rié el nickreader Maiakovski-Rubio, entró a la municipalidad para combatir a la mafia del distrito encaramada gracias a los oficios de Rousselot y su pandilla. Pueden recordarse negociados de salubridad con empresas del grupo Macri. Que un señor así haya podido no sólo mejorar la vida de sus habitantes, desmantelar esos grupos, y limpiar el municipio de nichos corruptos, a pesar de que seguramente la tarea es interminable, es una buena noticia y un buen ejemplo. Vale el elogio. 

Ya sé que nombrar a Terragno es irritativo. Poco importa. No se trata de reirse cuando el circo levantó la carpa. Los payasos ya se fueron. Su posición política en la actualidad es discutible, opinable, lo he hecho. Pero lo respeto. 

Su trayectoria, desde su militancia y su actividad periodística en los setenta, su labor junto a Eloy Martinez y García Márquez en Venezuela, sus ensayos sobre las posibilidades tecnológicas del país - hablaba de agronegocios en los comienzos del ochenta del siglo pasado - concluyó en el llamado de Alfonsín. 

Ser ministro de Obras Públicas puede ser un misión irresponsable para un aventurero que viene del periodismo, se le pueden achacar al mismo los cortes de luz de la época, podríamos revisar el período y deslindar responsabilidades. También podemos discutir sobre sus planes de privatización, que de haberse cumplido, posiblemente no terminarían en la corrupción sistémica algunos años después. No sigo con que fue el único político opositor que le discutió a Cavallo el plan de Convertibilidad en 1995 y que peleó el rumbo económico en el gabinete de la Rúa antes de la debacle, y antes de que lo echaran. 

No sigo con el tema porque los barulleros ya se fueron, no les importa el hombre. A mi sí, como me importa Binner, con quien estaré mañana y pasado en Rosario, dando fin a mi período coloniense. Hablaré por invitación suya en el Foro Económico Social que organiza el Partido Socialista en Santa Fe. Me interesa que gane la provincia. Sería bueno para todos, aunque sea un buen hombre. 

Socialismo santafecino

El presupuesto municipal de la Ciudad de Rosario es de alrededor de 650 millones de dólares. El de la Capital Federal es de 3.000 millones de dólares. Buenos Aires tiene tres millones de habitantes Rosario un millón doscientos. 

Son cifras aproximadas que - como algunas de las que siguen me las dió en una conversación rápida el ex ministro de Hacienda de la Intendencia de Hermes Binner, Angel Sciara - dan cuenta de la diferencia presupuestaria por habitante que hay entre los dos distritos. Los socialistas dedican especial interés al tema de la salud. 25% de las erogaciones totales se destinan a ese rubro. Un 12% a cultura, 15% a promoción social, el resto a servicio y obras públicas, etc. Respecto de la educación, los fondos son provinciales y los maneja del gobierno justicialista de Santa Fe. En Rosario hay partidas para lo que llaman educación informal, talleres, cursos de capacitación, congresos. 

El presupuesto participativo que se aplica en la ciudad no implica sólo descentralización de trámiterío como en las CGP ( algunos cumplen funciones más amplias), sino distribución de fondos y participación ciudadana en las decisiones. La ciudad dividida en distritos o barrios, realiza asambleas vecinales en las que se proponen y discute cuáles son las prioridades del vecindario. Por escrito circulan los papelitos con los temas, y el coordinador los pincha en una pizarra, luego se votan los cinco que se decide como más urgentes, y se toman las medidas financieras y técnicas para solucionarlos. Los representantes políticos y técnicos de la comuna discuten con la gente la viabilidad de las propuestas. El 20% del presupuesto global se invierte en estas obras. 

Los gastos de salud se han redistribuído desde que se implementó el sistema del Laboratorio de Especialidades Médicas ( LEM) que produce medicamentos para los hospitales públicos y evita los gastos derivados de los precios que imponen los grandes laboratorios farmacéuticos. 

Los hospitales provinciales manejados por la gente del PJ no aceptaban estos remedios y hacen campaña con su LIF ( Laboratorios de Industrias Farmacéuticas), a pesar de esto el LEM vende productos a hospitales de otras provincias con las que no hay choque de interes partidarios. 

Hay 91 "asentamientos irregulares", villas, en Rosario. Viven unas 150 mil personas, un 12% de la población total. Con la prosperidad de los últimos años no sólo no disminuye su población sino que aumenta. Por dos motivos. Uno es que afluye gente de otras zonas en busca de trabajo. La otra es por razones endógenas. Los hijos de los primeros pobladores buscan una nueva casa y ocupan nuevas tierras. Hay más de una generación de habitantes en villas de emergencia. 

El municipio rosarino destina fondos para mejorar las infraestructura de la villas: centros de salud, escuelas, cloacas, caminos interiores, centros de capacitación laboral. No se echa a la gente, ni se muda a la fuerza la villa, sino que se mejora las condiciones del lugar. Un servicio público para la vivienda de larga data, usa fondos del BID - que pasan por el gobierno nacional - para este propósito, que incluye la titularización de la propiedad. El desarrollo de las obras a veces demora más de la cuenta por discusiones y acuerdos a los que hay que llegra con los habitantes que participan del plan y de su ejecución. 

Binner dice que un Estado subnacional no tiene poder para implementar políticas de redistribución de riquezas, pero sí para llevar a cabo una política de inclusión social vía educación y salud. Ha conformado equipos de trabajo que hace más de diez años se preparan para gobernar la provincia. El manejo espúreo de una ley de lemas le impidió que asumiera la gobernación hace casi cuatro años, ley hoy derogada. Estos equipos no trabajan de acuerdo a una división disciplinaria sino sobre la base de problemas. Si hay que instalar un desagüe, un acueducto en una zona determinada, trabajan en equipo ingenieros, médicos, ambientalistas, urbanistas, etc. Cerca de unas mil personas están trabajando en problemas concretos. 

Llevar a cabo obras de mejoramiento social y luchar contra la corrupción sistémica que el gobierno de la provincia organizó hace años, es una de las tareas que se propone el socialismo santafecino. Binner denuncia la política degradante de los subsidios, que somete la gente al poder. Integrará al presupuesto provincial el dinero usado como favor y prenda política. Zona sojera y de grandes centros de poder económico, Binner está de acuerdo con la política de retenciones al agro, y se lo ha hecho saber a sus representantes, pero critica el uso de esos fondos, que deberían destinarse a la promoción y mejoramiento de las entidades productivas. 

Estamos condicionados por una historia política que ha hecho de la función pública una fuente de sospecha a merced de la delación. El cinismo, el cancherismo, el meloneo, la prepotencia, la mentira declamada, son nuestra cultura, comanda nuestros reflejos condicionados y desencadena nuestro modesto sistema reactivo. A falta de remedio, eutanasia, es decir, mentalidad catastrófica. Nos sentimos cómodos pateando tableros imaginarios y burlándonos del día a día del funcionario. "Los ricos mandan, los poderosos tienen las armas, siempre habrá pobres... " pero pobre es nuestra tabla de verdades y un sentido común dañado. Es bueno que haya gente que crea en algo mejor, y que trabaje para lograrlo. Si a veces no lo logra, no deja por eso de ser una virtualidad permanente. 

La lucha porteña

El gobierno nacional debía solucionar un problema político que podía llegar a perjudicarlo en los primeros días de marzo de este año. El ministro de educación Daniel Filmus viene realizando un delicado ejercicio de equilibrio entre sus funciones ministeriales y los primeros pasos de su campaña para Jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires. No renunció a sus atribuciones ni pidió hasta la fecha licencia en su cargo. Debe administrar la educación nacional hasta fines de año - el momento en que se efectúa el traspaso de mando - y competir en junio por la ciudad. 

Los primeros días de campaña fueron de exhibición ya que se lo conoce poco en la capital. Pero el nudo amenazante podía desatarse al inicio del curso lectivo. Nadie quería presenciar una escena que podía ser letal para las ambiciones del ministro y de sus mentores. Es fácil de imaginar. Mientras Filmus se dedica a sus actividades proselitistas, el gremio de los docentes, la Cetera, anuncia que las clases no comienzan. Varias provincias amenazan con paralizarse, la agitación no cesa y las negociaciones son lentas. El ministro se ve obligado en esta circunstancia a pugnar por hallar una solución presupuestaria en el menor tiempo posible, a la vez que su presencia en la ciudad se diluye. 

Una vez el tema escolar en los medios y en la política, muchas cosas podían llegar a decirse respecto del tema educativo en un conflicto desencadenado en época electoral. Sería posible refrescar los resultados concretos en estos cuatro años respecto de la calidad de la enseñanza, de los avances en la formación docente, de los días de clases realmente efectuados respecto de los tantas veces anunciados, de las responsabilidades de quienes perpetraron el daño con la ley federal ahora derogada, saber quienes fueron y para qué lo hicieron, y de la situación educativa nacional en sus tres niveles en un país que se congratula de un crecimiento económico excepcional y de logros de variada naturaleza. 

Había que aventar cuanto antes esta amenaza. No es fácil congeniar el trabajo ministerial con una campaña política, ni es fácilmente aceptable para la ciudadanía que un ministro no cumpla con sus funciones, y menos en situaciones de conflicto. 

La estrategia hasta la fecha era la de jugar a dos puntas. Por un lado pulsar la opinión y ver los resultados de las encuestas, que de resultar negativas durante el mes de marzo, concluiría con un retorno sigiloso al Palacio Sarmiento. Se condecoraba el acto con una foto entre tres personajes sonrientes y reconciliados: Filmus-Kirchner-Telerman, o , por el contrario, de ser alentadoras, entonces sí, pedir una licencia, dejar en funciones al viceministro Tedesco, y ganarse la ciudad. 

Para que esto fuera posible era necesario arreglar con la Cetera, que aunque ya partidaria oficial, no podía ahogar luchas internas. Por eso Filmus logra el apoyo presidencial para otorgar el 25% de aumento sobre el básico sin conflicto y con beneplácito sindical. Pero de aplicación irrealizable. Los sueldos están federalizados. Las provincias tienen las cuentas mal. La riqueza que generan pasan al fisco nacional. El gobierno de Kirchner maneja los recursos de todo el país a discreción. Calcula un crecimiento bajo para quedarse con el resto del superávit fuera del presupuesto votado y poder usarlo según conveniencias políticas. Es la tarea del jefe de gabinete, y en lo que respecta a los emprendimientos públicos de de Vido. 

El llamado fondo salarial docente en manos del gobierno central se destina a equilibrar lo sueldos de las once provincias más pobres. Por supuesto que la discrecionalidad de su manejo no sólo reside en los montos que se destinan, sino en el momento en que se envían. Un atraso de un par de semanas puede crear más de una situación penosa a gobernadores díscolos. 

Un sueldo básico de $1040 por jornada simple no tiene parangón en muchas provincias con lo que cobran los otros empleados estatales ni con los salarios privados. Ni el costo de vida de la capital federal se compara con el resto del país, salvo en ciertas provincias del sur. 

Ya la provincia de Buenos Aires con sus 234 mil docentes y sus cuatro millones y medio de alumnos no sabía como solventar los 900 de básico prometidos. Tiene mil quinientos millones de dólares de déficit. Filmus reconoce que el aumento ni siquiera fue consultado con las provincias. 

Pero no importa, dice Alberto Fernández. Es fundamental que Filmus aparezca como bueno, generoso, progresista, mientras el ejecutivo analiza cúales son los distritos que recibirán ayuda monetaria para cumplir con el decreto. La foto está. La segunda parte de esta historia ha de ser el reinicio de las clases en la capital federal. Alumnos en la calle con sus padres cortanto avenidas frente a las cámaras de la televisión, un techo caído, baños cerrados, roturas de caños, problemas edilicios diarios, un par de impactos bien aceitados mediáticamente para lograr el contraste deseado. 

Un ministro dadivoso y popular. Nadie discute que los docentes incluso deberían ganar mucho más, tampoco nadie discute cuánto del presupuesto educativo llega a las aulas. Frente a un actual jefe de gobierno irresponsable con la gestión fuera de control. 

Así son las luchas electorales, se dirá. Entre los principales candidatos porteños pueden enlodarse tupido. Pero no hay motivos fehacientes para concluir que la política se reduce a este tipo de representación. Hay un puente que habilita el paso entre política y educación, se llama cultura. Los políticos cumplen un importante papel educativo. La educación no se resume en la actividad escolar. La mentira, la estafa, la impunidad, la crueldad del poder, son vectores pedagógicos de importancia. Modelan conductas, invitan a comportarse de un modo determinado. 

No es lo mismo la imagen de servicio que dan Savatella, Binner y Terragno, a la que dan los Fernández, de Vido y Bancalari. No es sólo una cuestión de imagen, claro, sino de acciones y de debate de ideas. En el capitalismo salvaje la flexibilidad y la precarización definen el horizonte laboral, pero no ha hecho mella en las estructuras burocráticas. Éstas tienen la suerte de haberse fortalecido, su personal defiende la reproducción de su poder, los personajes se eternizan, y en lugar de precariedad, multiplican sus funciones. 

La política de los números

Me ha sido de gran utilidad la lectura de algunos diarios y revistas del Uruguay en este fin de semana en Colonia, ciudad sorprendida por la presencia de Bush. Su esposa Laura visitó la ciudad vieja rodeada de un grupo de mastodontes con anteojos ahumados que molestaron a muchos colonienses. Cada vez que un presidente norteamericano visita un país de nuestro continente se lleva a cabo una panoplia de ocupación armada. 

La revista Caras y Caretas de la Banda Oriental hace un informe pormenorizado de los resultados que puede ofrecer hasta la fecha el gobierno de Tabaré. Dice la nota que los números hablan, es cierto, pero debo agregar que también callan. Las estadísticas instruyen y mienten la vez. No pueden dar una visión total del objeto de estudio a pesar de la contundencia de su aparato demostrativo. 

Sin duda que la retórica numérica nos ahorra bastante camino, siempre y cuando seamnos conscientes de la incompletud de los informes. Con los datos se debe tener una actitud propia de los recolectores. Hay que cosechar por porciones y almacenar. No debe sorprendernos que una realidad tajantemente definida por un par de cifras, se vea contrastada e incluso desmentida por otras referidas al mismo cuadro de situación. 

La honestidad del experto en numerología social es la misma que la de cualquier intelectual: ser falible por ignorancia pero no por engaño. La mentira estadística deriva de la voluntad maniquea de resaltar un rasgo o tendencia a la vez que se ocultan datos y dilemas difíciles de transar con una opinión simple. 

Esta precaución introductoria me parece necesaria cuando se leen cifras. Las que se refieren al gobierno de Tabaré se presentan elogiosas. El balance del año 2006 da una mejora en el ingreso de los hogares del 11,5% respecto del año anterior. En el interior del país la cifra llega al 17,6%. Los salarios aumentaron un 12% en el sector privado y 8,3% en el público. El desempleo es del 10%. El banco de Previsión social tiene 1.119.000 afiliados, incluye a 120.000 trabajadores rurales y 45.000 empleadas domésticas. Se incrementaron las asignaciones familiares. Se redujeron las tarifas de transporte público e interdepartamental. Se ha extendido la gratuidad a departamentos de salud que tienen que ver con el control de los embarazos, mamografía y papanicolau. Hubo progresos en los tratamientos oftalmológicos. Intervención sanitaria masiva en las escuelas. Se ha lanzado el proyecto Ceibal mediante el cual, progresivamente en un plazo de tres años, todos los alumnos y maestros del sistema escolar público uruguayo tendrán su propia computadora. 

El porcentaje de habitantes que vive en un estado de indigencia es de 3,94% ( 4,66% en el 2005 y 5,28% en el 2004). Mediante diferentes modalidades del Plan de Emergencia Social, se atendieron las necesidades de casi 400.000 personas en 91.000 hogares. 

Se cancelaron deudas con organismos internacionales. Se resolvieron situaciones críticas de entidades financieras sin pérdidas para los depositantes y sin asistencia del Estado. La recaudación financiera significó un crecimiento del 19% del año anterior y representa el 16,8 del PBI. La deuda bruta del sector público se redujo al 73% del PBI de 83% hace un año. Las reservas del Banco Central son de 3091 millones de dólares al 31 de diciembre del 2006. El crecimiento estimado es del 6,5%, y el PBI llegará a 19. 553 millones de dólares. 

Se han iniciado proyectos de energías alternativas al petróleo, tanto sucroalcoholeros como eléctricos. 

Las exportaciones aumentaron un 16,7% respecto del año 2005, y llegan a 4.007 millones de dólares. La carne bovina representa más del 20% de las exportaciones, siendo sus principales destinos los países del Nafta ( 33% del total), Rusia (19%), Unión Europea ( 18%), Mercosur ( 13%), Israel ( 5%). 

No sigo con los datos referidos a las obras de infraestructura, ni a la construcción de viviendas ni al descenso de la delincuencia. Tabaré puede mostrarse seguro que tiene cifras favorables para exhibir. 

A quien no entienda estos datos y le parezcan abstractos, quizás ayude señalar que un país de tres millones de habitantes como nuestro vecino rioplatense tiene logros en materia económica equivalentes al nuestro. Sin haber impuesto un default y sin inflación. Y, podríamos completar, sin corrupción sistémica. 

Seguramente habrá quienes tengan otras cifras, son los números de la carencia, de la insuficencia, sería milagroso que no los hubiera. Uruguay es un país con una población pobre, con sueldos muy magros, con un consumo mínimo en vastos sectores, y con una lista de falencias que no debe ser muy arduo detallar. 

Tiene dos oposiciones, la tradicional del partido blanquicolorado - los uno para no cansar - que pide más liberalismo, apertura, modernización y aprovechamiento de la coyuntura internacional, y la izquierda del Frente que prefiere la retórica de Kirchner, Chávez y los Castro. Digo la retórica y no la política, porque jamás la han vivido la política marcial y popular, y si exceptuamos los años de la dictadura, nunca han tenido un estado duro, los uruguayos han vivido en la riqueza o en la pobreza, pero siempre con un acendrado conservadurismo asentado en cierto relajamiento vincular. 

Un par de cifras más. En una nota del diario El País de Montevideo que retoma un trabajo de The Economist y del País de Madrid, encontramos algunos datos sobre Venezuela. Los boliburgueses son los burgueses bolivarianos, que gastan como nunca. Hay una burguesía contenta con Chávez. Las ventas de vehículos importados han aumentado 70% los últimos doce meses. Cito: "concesionarios de marcas de lujo como Hummer, Chrysler, Mercedes o Harley Davidson, sonríen felices al comprobar que los clientes se multiplican." 

Esta felicidad ya existía en otros años en lo que se conocía como la Venezuela saudita. Carlos Andrés Pérez había nacionalizado el petróleo y la plata fluyó como maná unos años, hasta que se derrumbó el precio del petróleo. Hoy la euforia se ve en la Bolsa de Valores de Caracas que han aumentado en un 70% en lo que va del 2007. 

La petrolera estatal aporta 33.000 millones de dólares al fisco. Dicen que este año se destinarán a programas de becas y para el fondo social unos 6.500 millones. Nadie discute que la situación de los pobres ha mejorado en salud y educación. Sin embargo el índice de la pobreza sólo ha bajado en ocho años - 1999-2007 - de 42,8% a 37,9%. 

Los incrementos de gastos del Estado son constantes, a los que hay que agregar lo que se gastará en el programa de nacionalizaciones que se tiene en la mira. De todos modos, y creo que de ser verdad es un dato sorprendente, se estima que el presupuesto del Estado está estimado en un precio del crudo de 29 dólares y no el actual de mercado que es de 59. 

Cerca de 30.000 médicos y profesionales cubanos de la salud están trabajando en el marco de la revolución bolivariana. 20.000 estudiantes venezolanos son formados en su país por profesores cubanos y más de dos mil estudian en la isla. 

El comercio bilateral entre Cuba y Venezuela pasó de los 300 millones de dólares en la década del noventa a 2.400 millones en la actualidad. 

Venezuela tiene reservas financieras de 34.000 millones de dólares y una deuda externa de 26.000, un paraíso fiscal. Su PBI es de 175.000 millones de dólares y se estima que un 15% estará destinado a las nacionalizaciones. 

Esta holgura dineraria sabemos que deriva del comercio bilateral con los EE.UU, país al que exporta casi todo su petróleo y del que compra casi todos sus insumos. 

Finalmente termino con un par de números referidos a otra revolución, la revolución islámica de Irán. 

La profesora Susana Mangana es encargada de la Cátedra Permanente de Islam y Mundo Árabe en la Universidad Católica del Uruguay. Es también investigadora de la Universidad Autónoma de Madrid. Ha publicado en el País de Montevideo una extensa nota intitulada La Teocracia atómica de Persia. Lo que llama la atención de los datos son los referidos al progreso social llevado a cabo por la revolución islámica desde que el Ayatolah Jomeini derrocó al Sha en 1979. A partir de esa fecha, no solamente la alfabetización entre los jóvenes llega a casi todo el país, sino que también el porcentaje de mujeres que ingresa a la universidad no ha dejado de crecer, hasta llegar a 66% en el 2003. 

A veces las cifras no son claras, o es el lector el que no manipula con pericia la información, o es al oferente cuantitativo al que se le ha escapado algún detalle. ¿ 66% de qué? En todo caso muchas mujeres estudian, pero la profesora lo enmarca en una explicación hipotética que merecería alguna aclaración. Dice que las mujeres no tienen en su inmensa mayoría otro destino que las labores de hogar. Agregado a que el sueldo de los profesores es miserable, la población masculina se retira de las tareas educativas y las mujeres tienen algo así como piedra libre en la docencia. Por ahora es un pastiche que espero un blogger iraní pueda aclarar. 

La alfabetización femenina se duplicó en 20 años ( pasó del 36% en 1976 al 72% en 1996). Tampoco entendemos la causa por la que la profesora tan minuciosa en las estadísticas no tienen actualizados datos de los últimos diez años. 

La política de salubridad hacia la mujer también tuvo grandes progresos. Nos informa que entre 1985 y 1997 los índices de mortalidad maternal bajaron de 140 muertes cada cien mil partos a 37. La mortalidad infantil, añade, también cayó, pero no da cifras. 

Está claro que este informe es insuficiente. Son cifras dispersas, deben ser ciertas, no hay por qué presumir la existencia de cifras fraguadas. Pero no son comparativas con otros países de la región y están aisladas de otros paràmetros. 

Admite la profesora que hay restricciones a la libertad de prensa, que hay 300 presos de " conciencia", aunque asegura que el régimen iraní es el más democràtico de la región. Por lo visto por el modo en que se aseveran las cosas aquí expuestas da la sensación que los datos se elaboran en defensa propia. 

Se trata de números. Cuando Kirchner dió su discurso en el congreso de la nación inaugurando el último año de su período presidencial, también se pudieron escuchar cifras aleccionadoras. Vivimos un período en el que se pueden exhibir en varios rincones del tercer mundo porcentajes favorables de crecimiento económico, superávit fiscal, mejora de los ingresos y disminución de la desocupación. En casi un siglo no se ha visto un incremento de los precios de las materias primas como en estos años. En el último quinquenio el crecimiento global ha sido superior al de los últimos treinta años. 

Se ha repetido hasta el hartazgo que la irrupción de la economía china, seguida por la India, ha hecho ingresar al mercado mundial cientos de millones de personas. Decenas de millones de Europa central se suman a estos cambios expansivos. 

Pero los números cambian, disminuyen, aumentan, vuelven a caer, las tendencias para trazar una curva continua necesitan de más signos que los de la serie numérica. Son necesarios símbolos, éstos no se expresan en números, tienen otra gráfica, albergan y trasmiten un muestrario heteróclito. Es la lengua de la cultura, la de la ciencia, la tecnología, artes, formas de vida, la consolidación de reglas institucionales, el sistema educacional y los valores que se trasmiten. 

La doble visita

La derecha está que trina. La izquierda arde. Longobardi lo dice con toda claridad. Nuevamente nos caemos fuera del mundo. Para él, el tema es el etanol. El mundo firma contratos de valor futuro, se dirige hacia las nuevas tecnologías, se prepara para el cambio de la matriz energética, y nosotros festejamos el circo del payaso caribeño. El comunicador perdió su habitual compostura. Llamó payaso a Chávez, luego imbécil, y a la gente que va a la cancha de Ferro, idiotas. Olvidó que hasta el momento es el presidente electo democráticamente por un país hermano. 

Morales Solá con la sobriedad de siempre comentó la visita de Bush como un acto político de incumbencia interna a los vaivenes de su popularidad en los EE.UU, más baja que nunca. Este hecho lo obligaría a retomar contacto con América Latina y mostrar un interés ya demostrado cuando le hizo a Méjico su primera vista presidencial. De etanol poco y nada, y de Chávez ni palabra, no existe. 

Los analistas del noticioso del canal 7 no dudaron: la visita de Bush tiene por única mira aislar a Chávez, neutralizarlo, y frenar su avanzada anti-imperialista. De Brasil, nada, del pensamiento de la cancillería brasileña y del mismo Lula nada, de los intereses geoeconómicos y de los efectos de estos nuevos contactos políticos en el Mercosur, tampoco. No consideran agregar pensamiento alguno sobre Colombia y Uruguay salvo que se ofrecen como peones sumisos del tablero diagramado por el rey Bush y la reina Condolezza. 

La política internacional es dinámica. No se reduce a un choque entre hegemonías con una identidad fija, ni a protagonistas que se repiten y ocupan todo el espacio disponible. Tampoco existe un sistema con una mecánica irrefrenable que se dirige como un tren bala fuera de control al descarrilamiento universal. Existe el poder, en el sentido de que se gobierna, se conduce, se controla, y diagrama. 

No son los hombres por medio de su praxis los que transforman las estructuras - para recordar el estilo filosófico del compendio sartreano-hegelianio - es la misma conformación de los dispositivos de poder la que incluye la acción de agentes en conflicto, sinó ni siquiera puede pensarse en estructuras. 

La derecha y la izquierda piensan la política desde una posición teológica. Hay condena y salvación. Demonios y ángeles. El terror que intenta inspirar la derecha, la sensación de pánico que trasmite cuando anuncia que nos caemos fuera del tablero del mundo, es un jinete maldito que nos envía cada vez que nos ve rojos. Coquetear con el populismo nos deja fuera del cosmos. Anuncio precolombino con una geografía de tierra plana. 

A Chávez le interesa que los EE.UU lo agredan. Le permite acumular poder mediante la conformación de un ejército bien pertrechado y lograr la adhesión de los jefes de las fuerzas armadas instaladas como la columna vertebral que lo protege y apoya. Complementa este andamiaje con una política de asistencia al pueblo pobre con medicamentos y educación básica. El desarrollo de una política de esta especie es la conformación de un Estado poderoso, con un gradual ajuste y luego absoluto control de la opinión pública, con la formación de unidades gubernamentales de servicio policial a nivel vecinal, y con la reproducción de la pobreza dignificada adosada a una jerarquía estatal poderosa. 

Está por verse si el gobierno venezolano diversifica su economía mediante inversiones que le deja la renta petrolera, en este sentido nuestro país está interesado en ofrecer tecnología lechera, vende vacas preñadas, y anuncia la inversión en soja de nuestros principales productores. 

El tandem Argentina- Caracas se sostiene en mutuas conveniencias. El petróleo por un lado, y por el otro en la fuente de financiamiento y crédito de Venezuela cada vez que el gobierno argentino lanza un bono. Por nuestra parte retrucamos con una posición de apoyo moderado a la figura de Chávez, en la medida en que no perjudique nuestras relaciones con otras fuentes de ingresos económicos. 

La irritación que produce Bush es un reflejo incondicionado. Un presidente que construye un muro para satisfacer "red necks" del suroeste norteamericano, un exportador de la democracia a bombazos, un representante del provincialismo más beato y embrutecido de los EE.UU, no tiene por qué sorprendernos por un repentino interés por su patio trasero. 

De todos modos no tenemos por qué pensar que un nuevo presidente más refinado, del partido demócrata, cambie de política respecto de nuestro continente. 

Miran para otro lado, cada vez que miraron para éste fue por lo general para escupirnos su racismo. Hacen lo mismo que los franceses, belgas y holandeses cuando miran para África. Parece una verdad de perogrullo. Los primeros que lo saben son los del partido comunista chino, sus principales clientes, proveedores y acreedores. La declamación antiyanqui, el griterío prochávez, desvía fuerzas y energías que deberían destinarse a construir otro tipo de pensamiento político. No debería interesarnos tanto el conventillo con el que nos quieren entretener los nuevos titiriteros. 

El mundo ha dejado de ser bipolar, pero lo que también parece es que ni siquiera es unipolar. La necesidad de alimentos, energía, capitales, tiene centros de cooptación de gran importancia y diversificación. Respecto de las formas de democracia y justicia, son los Estados nacionales los que por ahora son responsables de crear los mecanismos de representatividad y protección de la libertad con equidad de sus ciudadanos. 

Lula condena la guerra de Irak y se da la mano con Bush. Kirchner apoya su política respecto de Irán y se da la mano con Chávez. Es totalmente coherente, en política, no en teología. 

El palquito

Ayer 16 de marzo se conmemoraba el decimoquinto aniversario del atentado a la Embajada de Israel. Cerca del mediodía enciendo el televisor en los canales de noticias, hago zapping entre Crónica TV y América 24, y veo la placita de Arroyo y Suipacha ocupada por un grupo de gente, chicos de escuela con el asta de la bandera en alto y un palquito en el centro de la escena. 

El locutor anuncia la llegada de los visitantes ilustres. Al primero que veo es a Filmus de traje azul llegando al paso por Suipacha con lo que se llama colaboradores. Ingresa a la placita y se detiene. La senadora Cristina Fernández se aproxima siempre con paso decidido custodiada por guardianes a la vez que acompañada por barrecuerpos que le abren cancha. Se la veía con blusa blanca, cartera al tono y gesto adusto. El ministro de educación la espera, le deja espacio y la sigue luego de un beso entre el aire y la mejilla. Suben al palquito en el que se ve al jefe de gobierno de la ciudad de traje azul, al Canciller Taiana, al Ministro de Justicia Iribarne, y una decena, decena y media, de funcionarios. Se instalan como pueden hacerlo trece huevos en una huevera. 

Si llegaba un personaje inesperado y se corría el ocupante de uno de los extremos se iban todos en banda y se venía el palco abajo. 

Una vez todos acomodados con rostro compungido, frente a las cámaras y a quienes los miraban que no hacían por su número masa sino público, y seguramente frente a las víctimas del crimen, de espaldas a la filmación y en el anonimato del dolor, el personal gubernamental que ocupa hoy el Estado argentino y que acompañó al personal gubernamental que ocupaba el mismo estado en tiempos del asesinato colectivo, se dispuso a escuchar a un señor mayor que perdió a un ser querido. 

Mientras tanto el culebrón politiquero se había puesto en marcha. Telerman sonría demasiado. Filmus lo tenía a su izquierda y ni lo miraba. Luego el jefe de gobierno le dijo algo a la señora candidata, que no pudo evitar focalizarlo y le lanzó una mirada de odio. En ese momento el ministro de educación le susurró algo al oído de la senadora que recibió la observación con beneplacito. Finalizada la ceremonia de simpatías, Telerman no miró más a su derecha. 

Entonces las estrellas de la política comenzaron las miradas al público y el saludito a gente conocida que debían devolver señitas de reconocimiento. Vi las manitos moviéndose y los mentones en bajada lenta de Cristina, Filmus y Telerman. Luego hubo un cambio de posiciones. El jefe de la ciudad se alejó al otro extremo del palquito que aún resistía. 

Por suerte la llovizna que amenazaba no iba a mojar a las autoridades resguardadas por un toldito, por lo visto todo se daba en diminutivo. Leyó el familiar su evocación, su denuncia y su reclamo. Un funcionario de la cancillería israelí habló con traductor. Cambié de canal para ver si en el ente oficial se hacían eco de esta consagración. Me encontré con Badía y compañía. 

Se agradecía a Kirchner. Recuerdo cuando se agradecía a Menem. Hay autoridades de la comunidad judía que creen que su misión delegativa reside en los agradecimientos al Estado y sus ocupantes. Los representantes del gobierno de Israel se mostraban satisfechos por la actitud de este gobierno que denunció a las autoridades iranínes. No menos satisfechos se sientieron con el denunciado ex presidente por su apoyo moral y material a Bush padre. 

Todos los diarios de hoy a la mañana hablan de los funcionarios del gobierno en el palquito. Se felicitan porque nunca hubo tanta presencia oficial en un acto de esta naturaleza. Se dijo toda las veces que se pudo que los que murieron son argentinos, creo que podrían haber dicho que también muchos eran judíos aunque hubiera muertos de otras confesiones. Por lo visto es difícil juntar dos identidades. 

Ninguno de los criminales está detenido, ni siquiera se saben quienes son. El familiar que habló dijo en su discurso que jueces, funcionarios, políticos y policías argentinos, fueron cómplices del silencio y del encajonamiento de la causa. También se agradeció a la nueva Suprema Corte la decisión de impedir la prescripción de la misma. 

La foto que ilustra la nota muestra la plaza de la Embajada de Israel durante la semana, sin vacía. 

La derecha está que trina. La izquierda arde. Longobardi lo dice con toda claridad. Nuevamente nos caemos fuera del mundo. Para él, el tema es el etanol. El mundo firma contratos de valor futuro, se dirige hacia las nuevas tecnologías, se prepara para el cambio de la matriz energética, y nosotros festejamos el circo del payaso caribeño. El comunicador perdió su habitual compostura. Llamó payaso a Chávez, luego imbécil, y a la gente que va a la cancha de Ferro, idiotas. Olvidó que hasta el momento es el presidente electo democráticamente por un país hermano. 

Morales Solá con la sobriedad de siempre comentó la visita de Bush como un acto político de incumbencia interna a los vaivenes de su popularidad en los EE.UU, más baja que nunca. Este hecho lo obligaría a retomar contacto con América Latina y mostrar un interés ya demostrado cuando le hizo a Méjico su primera vista presidencial. De etanol poco y nada, y de Chávez ni palabra, no existe. 

Los analistas del noticioso del canal 7 no dudaron: la visita de Bush tiene por única mira aislar a Chávez, neutralizarlo, y frenar su avanzada anti-imperialista. De Brasil, nada, del pensamiento de la cancillería brasileña y del mismo Lula nada, de los intereses geoeconómicos y de los efectos de estos nuevos contactos políticos en el Mercosur, tampoco. No consideran agregar pensamiento alguno sobre Colombia y Uruguay salvo que se ofrecen como peones sumisos del tablero diagramado por el rey Bush y la reina Condolezza. 

La política internacional es dinámica. No se reduce a un choque entre hegemonías con una identidad fija, ni a protagonistas que se repiten y ocupan todo el espacio disponible. Tampoco existe un sistema con una mecánica irrefrenable que se dirige como un tren bala fuera de control al descarrilamiento universal. Existe el poder, en el sentido de que se gobierna, se conduce, se controla, y diagrama. 

No son los hombres por medio de su praxis los que transforman las estructuras - para recordar el estilo filosófico del compendio sartreano-hegelianio - es la misma conformación de los dispositivos de poder la que incluye la acción de agentes en conflicto, sinó ni siquiera puede pensarse en estructuras. 

La derecha y la izquierda piensan la política desde una posición teológica. Hay condena y salvación. Demonios y ángeles. El terror que intenta inspirar la derecha, la sensación de pánico que trasmite cuando anuncia que nos caemos fuera del tablero del mundo, es un jinete maldito que nos envía cada vez que nos ve rojos. Coquetear con el populismo nos deja fuera del cosmos. Anuncio precolombino con una geografía de tierra plana. 

A Chávez le interesa que los EE.UU lo agredan. Le permite acumular poder mediante la conformación de un ejército bien pertrechado y lograr la adhesión de los jefes de las fuerzas armadas instaladas como la columna vertebral que lo protege y apoya. Complementa este andamiaje con una política de asistencia al pueblo pobre con medicamentos y educación básica. El desarrollo de una política de esta especie es la conformación de un Estado poderoso, con un gradual ajuste y luego absoluto control de la opinión pública, con la formación de unidades gubernamentales de servicio policial a nivel vecinal, y con la reproducción de la pobreza dignificada adosada a una jerarquía estatal poderosa. 

Está por verse si el gobierno venezolano diversifica su economía mediante inversiones que le deja la renta petrolera, en este sentido nuestro país está interesado en ofrecer tecnología lechera, vende vacas preñadas, y anuncia la inversión en soja de nuestros principales productores. 

El tandem Argentina- Caracas se sostiene en mutuas conveniencias. El petróleo por un lado, y por el otro en la fuente de financiamiento y crédito de Venezuela cada vez que el gobierno argentino lanza un bono. Por nuestra parte retrucamos con una posición de apoyo moderado a la figura de Chávez, en la medida en que no perjudique nuestras relaciones con otras fuentes de ingresos económicos. 

La irritación que produce Bush es un reflejo incondicionado. Un presidente que construye un muro para satisfacer "red necks" del suroeste norteamericano, un exportador de la democracia a bombazos, un representante del provincialismo más beato y embrutecido de los EE.UU, no tiene por qué sorprendernos por un repentino interés por su patio trasero. 

De todos modos no tenemos por qué pensar que un nuevo presidente más refinado, del partido demócrata, cambie de política respecto de nuestro continente. 

Miran para otro lado, cada vez que miraron para éste fue por lo general para escupirnos su racismo. Hacen lo mismo que los franceses, belgas y holandeses cuando miran para África. Parece una verdad de perogrullo. Los primeros que lo saben son los del partido comunista chino, sus principales clientes, proveedores y acreedores. La declamación antiyanqui, el griterío prochávez, desvía fuerzas y energías que deberían destinarse a construir otro tipo de pensamiento político. No debería interesarnos tanto el conventillo con el que nos quieren entretener los nuevos titiriteros. 

El mundo ha dejado de ser bipolar, pero lo que también parece es que ni siquiera es unipolar. La necesidad de alimentos, energía, capitales, tiene centros de cooptación de gran importancia y diversificación. Respecto de las formas de democracia y justicia, son los Estados nacionales los que por ahora son responsables de crear los mecanismos de representatividad y protección de la libertad con equidad de sus ciudadanos. 

Lula condena la guerra de Irak y se da la mano con Bush. Kirchner apoya su política respecto de Irán y se da la mano con Chávez. Es totalmente coherente, en política, no en teología.

Su opinion?

Envie su comentario!